CONSEJOS PARA CAZAR MAS ZORZALES / Tordo Solano Extremadura ( Spain )

La caza del zorzal ha experimentado un espectacular crecimiento en cuanto a practicantes en los últimos años. La posibilidad de protagonizar buenas tiradas y la dificultad del tiro son algunas de las claves de este auge.

Este aumento de aficionados ha llegado a tal punto que algunos zorzales, en sus desplazamientos diarios desde el dormidero al comedero y viceversa, han de atravesar dos o tres líneas de escopetas, lo que ha originado, a pesar de las dificultades que presenta su abate, un descenso en la densidad de tan preciados pájaros. La reducción numérica de otras especies cinegéticas, así como el alto coste que origina poder practicar otras modalidades, han motivado que muchos cazadores se hayan decantado por el zorzal. Nuestro país, por su clima y ubicación geográfica con respecto a Europa, es un lugar privilegiado para la caza del zorzal, y esto ha originado que un número grandísimo de cazadores se desplacen a nuestro territorio.

Acerca de la mejor forma de practicar el tiro al zorzal, tenemos primero que diferenciar claramente las dos modalidades básicas que existen de cazarlo. Una de ellas es al salto y en mano, caminando por el olivar o por zonas en las que el zorzal fija sus querencias, y otra muy diferente la encarna su caza en puesto al paso, bien cuando los zorzales van al comedero o bien al atardecer, cuando se desplazan al dormidero.

Al salto y en mano

La dificultad del tiro es considerable debido a que los zorzales suelen levantar el vuelo a una distancia importante, lo que hará que cuando el zorzal arranque a volar, el tirador titubee a la hora de disparar por no saber medir bien la distancia, lo que conlleva que el zorzal se aleje aún más y en el momento de los disparos se encuentre prácticamente fuera de tiro. Para poder abatir zorzales con cierta regularidad, lo primero que debemos tener en cuenta es utilizar una escopeta con chokes muy cerrados, es decir, de una y dos estrellas, o incluso de una estrella en ambos cañones. Si cazamos con una semiautomática, sin ninguna duda será el choke de una estrella el que más nos ayudará a conseguir una buena percha de estas aves. El cartucho idóneo tendrá una carga de 32 gramos con perdigón del 8.

Una vez elegidos el cartucho y la escopeta a emplear, habremos de prestar especial atención al calzado y a la ropa. La bota deberá sujetar perfectamente el tobillo, ya que si nuestra mirada debe ir centrada principalmente en ver salir al zorzal cuanto antes, apenas miraremos el suelo, lo que puede producir un mal asentamiento del pie en el terreno y, por consiguiente, que se produzcan esguinces o luxaciones con cierta facilidad. La ropa que debemos usar habrá de ser cómoda y, a la vez, pegada al cuerpo para que en el momento de efectuar un encare rápido no se enganche la cantonera en nuestro chaleco o chaqueta y podamos realizar un encare preciso.

A diferencia del tiro en puesto, en mano la dificultad no radica en el adelanto o juicio de nuestros disparos, pues en esta forma de cazarlos nuestros adelantos serán muy reducidos. Lo que sí tendremos que cuidar con esmero es la técnica de encare, siempre intentando conseguir que en décimas de segundo la culata quede perfectamente acoplada a nuestro pómulo, de tal forma que no levantemos la cara en absoluto. En la mayoría de los casos, si cuidamos este detalle y disparamos al mismo zorzal, por muy lejos que esté, será suficiente para abatirlo. Un setenta por ciento de esos zorzales que nos parece que están muy lejos cuando salen del olivo, si los disparamos como hemos indicado, veremos cómo caen, produciendo la consiguiente satisfacción en el cazador.

Puesto fijo

Ésta es la forma más habitual de cazar el zorzal. El tiro en puesto no es simplemente colocarse en un sitio y disparar a todo lo que pasa. Al igual que en la caza en mano, las piernas juegan un papel fundamental en el puesto, así como la astucia, saber de campo y de las especies que queremos cobrar, en este caso el zorzal. En esta caza podemos destacar una serie de cuestiones técnicas que hay que tener en cuenta para mejorar nuestros resultados. En primer lugar, al cazador de zorzales le va que ni pintado el refrán que dice “a quien madruga, Dios le ayuda”. Al puesto debemos llegar prácticamente de noche. Cuando empieza a amanecer será el momento de colocar bien el puesto y de cortar ramas para taparnos, de forma que consigamos una postura cómoda para tirar y, a la vez, que nos proteja de la poderosa vista de los zorzales. También debemos allanar lo mejor posible el suelo para favorecer una óptima movilidad de nuestros pies al disparar. Con respecto a nuestra ropa, no utilizaremos colores claros, acudiendo a los tonos que se mimeticen con el terreno.

Otro punto importante en la caza desde puesto es estar trabajando la vista ininterrumpidamente. El tirador ha de permanecer quieto hasta que el pájaro se encuentre a unos 45 grados delante de nuestra posición. En ese momento podemos suavemente comenzar nuestro swing de tiro, pues de esta manera el pájaro no nos verá porque él siempre va visualizando aquello que tiene por delante con un ángulo de 45 grados más o menos. Si la forma de subir la escopeta a la cara es suave, el zorzal no hará quiebros en el aire, lo que nos ayudará a conseguir realizar un swing rectilíneo, sólo teniendo que calcular el adelanto y no la trayectoria. Al atravesar las líneas de tiro, suelen coger una gran altura, lo que obliga al cazador a realizar unos adelantos increíbles de incluso cuatro o cinco metros por delante del ave. Esto, que a priori puede parecer una barbaridad, os aseguro que no lo es; probadlo y seguro que os sorprende el resultado.

Para el tiro del zorzal en puesto, los chokes deben de ser como los que montamos para cazar en mano, es decir, una y dos estrellas o una con semiautomáticas. El cartucho puede variar dependiendo del número de tiros que vayamos a realizar. Si no se dispara demasiado, los cartuchos de 32 gramos de octava son los que mejores resultados nos ofrecerán, pero si tenemos la suerte de acceder a puestos de más de 300 tiros, los cartuchos de 30 gramos y perdigón del 9 cumplen perfectamente su cometido.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver política