LA CAZA DEL ZORZAL / Tordo Solano Extremadura ( Spain )

Desde hace ya muchos años cazadores italianos y franceses han mostrado una gran afición por la caza de zorzales ( tordos ), una afición transferida a nuestro país con gran éxito.

La caza de zorzales ( Tordos ) es sinónimo de caza en puestos, en los que se aprovecha el paso de las aves desde el dormidero al comedero o a la inversa; puesto que si es a primeras horas del día el ave se moverá del dormidero al comedero y lo hará al contrario a la tarde. En estos puestos el cazador podrá disparar un número considerable de tiros. Unos tiros que no estarán para nada exentos de dificultad ya que debemos tener en cuenta que estamos hablando de un animal de pequeño tamaño y que además se caracteriza por un rápido vuelo.

En numerosas ocasiones el zorzal nos engañará, pareciendo que pasan muy altos cuando en realidad lo que ocurre es que su pequeño cuerpo sobre el cielo produce una imagen distorsionada. Por ello resulta importante saber que sólo en raras ocasiones el zorzal vuela por encima de los treinta o cuarenta metros.

Otra modalidad para la caza del zorzal son los pequeños ojeos, en los que el número de piezas será con seguridad menor, debido a la dificultad del tiro al salto, pero sin embargo este tipo de caza supone la garantía de máxima diversión para el cazador.

Para la caza del zorzal nos decantaremos por escopetas y cartuchos ligeros, 28 ó 30 gramos en cartucho de caza debe ser más que suficiente.

En escopetas de dos cañones, cuatro y dos (incluso tres) estrellas en puestos donde las aves pasen cerca y tres y una si desconocemos por dónde van a pasar.

Si nos decantamos por una semiautomática, cubriremos a la perfección la distancia con tres estrellas.

Disparar al zorzal dará al cazador multitud de diferentes áreas de tiro posibles, podrá poner en práctica el disparo en gran cantidad de ángulos, alturas y velocidades.

Para conseguir los mejores resultados lo más adecuado es no intentar disparos demasiado largos, que suelen echar por tierra la entrada de otros zorzales, que cambiarán el rumbo de su trayectoria. Así, permaneceremos ocultos en el puesto hasta que las aves entren dentro de nuestro radio eficaz de tiro; un radio que estableceremos aproximadamente en treinta metros alrededor del puesto.

Al zorzal deberemos dispararle tal cual nos entre:

- Si entra de cara: disparo delante.

- Si entra alto: delante corriendo bien la mano.

- Si entra sesgado: delante sin parar la escopeta en el momento del disparo.

Como ocurre con cualquier pieza, será preferible adelantar un poco en lugar de quedarnos cortos.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver política